Home

Diario YA


 

¿Conoces lo que realmente es una residencia para ancianos?

Muchas veces llegamos a pensar en que sería un acto de crueldad dejar a nuestros padres o abuelos en un asilo o residencia para personas de la tercera edad. Sin embargo, no todo es lo que vemos en las películas o escuchamos en la calle. Los centros geriátricos no son cómo quizás pensamos o nos hayan contado, de hecho son todo lo contrario.

Imagina por un momento que tus padres, quienes tienen una edad avanzada, están la mayoría del tiempo en sus casas y a causa de tus responsabilidades no puedes cuidarlos. En lugar de vivir una vida íntegra, pasan el tiempo encerrados sin tener contacto con nadie. Es por eso que existen residencias para ancianos, donde más que sentirse solos, se sentirán integrados y serán cuidados por profesionales.

Residencias para personas de la tercera edad y centros de día
Actualmente hay lugares que ofrecen el cuidado y atención de nuestros ancianos, los cuales han dejado de ser independientes. Estancias como la Residencia Otxartaga, ubicada en la zona de Bilbao, ofrecen sus servicios como centro de día para personas de la tercera edad que siguen siendo autosuficientes para realizar sus tareas y para aquellos que necesitan de ayuda pero que aún gozan de cierto grado de independencia.
Una gran opción para ancianos que se quedan solos en el hogar o que requieren de algunas atenciones.

¿Qué servicios ofrece este tipo de residencias?
Aparte de los cuidados que hemos mencionado, esta residencia junto con su personal, se encargan de ofrecer apoyo a nuestros familiares en sus actividades cotidianas. Ya sea para brindar ayuda con la ducha, con la vestimenta, apoyo para trasladarse o para hacer sus necesidades. Ofrecen personal de enfermería y fisioterapeutas para asegurar que nuestros ancianos se mantengan con una buena salud física.
En cuanto a la salud mental, cuentan con servicios de psicología para mantener las emociones de nuestros familiares equilibradas y estar atentos ante cualquier problema relacionado.

Participación e Integración social.
¿Qué sería de nuestras personas mayores si son sacadas de un lugar donde no conviven con nadie a otro básicamente igual? Esto no tiene sentido, es por eso que la residencia fomenta la integración y la participación con los otros miembros del centro. Estar activos ayudará mucho a nuestros mayores a sentirse bien y a compartir momentos gratos con los demás compañeros. No hay razón por la cual sentirse o estar solos, éste es uno de los principios básicos de la residencia para ancianos.

Atención, respeto y cuidado.
Éste es un tema que resuena muchas veces en la gente. ¿Cuidarán bien a mi abuelo? ¿Lo maltratarán? Preguntas que nos vienen a la mente gracias a los rumores de familiares o conocidos, y que sin embargo, no son reales. No hay nada mejor como estar pendientes del cuidado de nuestras personas mayores y ver por nosotros mismos la atención que se les brinda. Esta residencia profesional hará sentir prácticamente como reyes a nuestros adultos mayores, ofreciéndoles respeto, cuidados dignos y todas las atenciones requeridas debido a su avanzada edad.

Servicios especiales
Existe otro servicio dentro de esta residencia para los adultos mayores que sufren de algún grado de demencia y que no pueden valerse por sí mismos, se tratan de las salas psicogeriátricas. Aquí de igual manera se busca que nuestros familiares permanezcan activos de forma física y mental, y su tratamiento es llevado por expertos en la materia.
También se incluye un tipo de servicio llamado “sala diurna”. En ella se aloja a las personas mayores que no pueden ser cuidadas en ciertas horas del día. Cuando acaba la jornada se puede pasar por nuestro familiar o concretar el servicio de traslado hasta nuestra casa en caso de no poder acudir a la residencia.
Te recomendamos informarte muy bien de los tipos de servicios que ofrece cada una de las residencias, como los que ofrece la residencia aquí mencionada, y decantarte por aquella que ofrezca una vejez digna para nuestros adultos mayores, llena de cuidados y consideraciones, porque ellos se lo merecen.