Home

Diario YA


 

Aspectos a tener en cuenta para elegir una silla de ruedas eléctrica

Este tipo de sillas se han vuelto muy populares en los últimos años, debido a sus funcionalidades, su adaptabilidad y beneficios, dotando a las personas con que las utilizan de una mayor libertad de movimientos y autonomía.
Hace unos años, era poco común ver utilizar estas sillas a personas de movilidad reducida o con algún tipo de discapacidad, ya que lo habitual eran las tradicionales. Hay que tener en cuenta que las sillas de ruedas de toda la vida eran mucho más pesadas, poco prácticas, y sobre todo, tenían un mayor tamaño, características que hacían que fuera complicado manejarlas con soltura y guardarlas fácilmente.
Sin embargo, con la llegada de las sillas de ruedas eléctricas, el escenario ha cambiado, y se han convertido en unas compañeras ideales para que las personas puedan tener más autonomía, y sobre todo, mayor libertad de movimiento. Estas sillas hacen que los usuarios puedan desplazarse sin tener que hacer apenas esfuerzo, y lo mejor de todo, es que vienen dotadas con una mayor seguridad. Por este motivo, hoy en día, son las más utilizadas del mercado.
En el caso de necesitar una de estas sillas, antes de realizar la compra es importante tener en cuenta algunos aspectos básicos que son esenciales para su buen uso, ya que existe una gran variedad de modelos y diseños, con diversas características y prestaciones.

¿Cómo se va a utilizar?
Para elegir la silla eléctrica adecuada, una de las primeras cuestiones que hay que plantearse es dónde va a utilizarse. En este sentido, se pueden diferenciar tres tipos que son las sillas para exterior, las de interior y las que sirven para ambas zonas.
Las sillas eléctricas de exterior son ideales para aquellas personas que necesitan más movimiento y que suelen dar paseos más largos. Estas sillas permiten los desplazamientos fáciles por todos lados, pudiendo hacer recorridos de más de 30 kilómetros, ya que cuentan con mayor autonomía. Tienen más velocidad y mayor tamaño.
Por su parte, las de interior están pensadas para personas de más edad, que no necesitan salir de casa con tanta frecuencia. Son perfectas para movimientos más cortos, y destacan por ser más ligeras y de menor tamaño, y más cómodas a la hora de transportarlas.
En cualquier caso, en el mercado se pueden encontrar sillas que sirven para ambos contextos, siendo las más habituales, aunque también las menos económicas.

¿Qué ruedas se necesitan?
La elección de las ruedas va a depender del tipo de terreno en el que habitualmente se utilice la silla. En este sentido, si se va a pasear por vías más accidentadas, lo mejor es elegir sillas con ruedas grandes, ya que cuentan con un mayor agarre.
En el caso de que el suelo sea regular, habrá que decantarse por las ruedas más pequeñas, que permiten realizar los giros con mayor facilidad.
Dentro de los tipos de ruedas, también hay que tener en cuenta aquellas que son neumáticas y las macizas. Las primeras son ideales para obstáculos, con más amortiguación; mientras que las segundas no se pinchan nunca, por lo que el mantenimiento es mínimo.

El peso de la persona
Se trata de otro factor importante, puesto que dependiendo del peso del usuario, habrá que elegir entre un tipo de silla u otro. Así, las que son más ligeras pueden aguantar un peso en torno a 100 kilos, siendo lo ideal en este caso, que los usuarios que las utilicen no superen los 90 kilos, aproximadamente.
Dependiendo de si la persona tiene un peso mayor, las sillas deberán ser más robustas y pesadas, ya que lo ideal es que soporten, al menos, entre 10 y 15 kilos más del peso total del usuario.

Diferentes tipos de controles
Los sistemas de control son elementos muy importantes para elegir una buena silla de ruedas eléctrica. Hay que tener claro qué es lo que se quiere controlar, para así escoger una silla con un determinado sistema.
En el caso de querer controlar con la cabeza, la boca o el mentón, entonces habrá que decantarse por los controles especiales, y más en concreto, los interruptores específicos para cada zona. Si la movilidad de las manos o de los brazos tiene más limitaciones, el sistema perfecto es el joystick. Y por supuesto, es esencial que las sillas cuenten con la opción del bloqueo de ruedas, para parar rápidamente cuando sea necesario.