Home

Diario YA


 

El sistema eléctrico de Venezuela sigue en tinieblas

A principios de Julio se produjo un nuevo apagón en 13 estados de Venezuela incluyendo su capital. El país atraviesa una crisis eléctrica sin precedentes. Los venezolanos han visto como su alumbrado público, su transporte metropolitano y sus electrodomésticos han dejado de funcionar en infinidad de ocasiones desde que se produjese el primer corte eléctrico serio el pasado 7 de marzo de 2019, hace ya un año y cuatro meses. Aquel apagón, el peor de la historia del país latinoamericano, les privó de corriente eléctrica durante una semana y sólo sería el primero de una serie de catástrofes que han dejado a una de las naciones con mayores recursos energéticos naturales del mundo sumida en la oscuridad.
Tras el gran apagón en Venezuela dos han sido las versiones que los actores políticos han ofrecido para explicar el desastre. La oficial del Gobierno de Nicolás Maduro apuntaba al sabotaje perpetrado por Estados Unidos en connivencia con la oposición del país, encabezada por el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó. De esta forma, Maduro aseguró en rueda de prensa que el corte en el suministro se había debido a una serie de ataques informáticos y electromagnéticos combinados con explosiones provocadas en las infraestructuras eléctricas para aumentar la inestabilidad política por la que atraviesa el país.
La oposición, en cambio, argumentaba que los apagones se han venido produciendo como consecuencia de la corrupción y la incapacidad de gestión del Gobierno de Maduro.
Por otro lado, la gran mayoría de los expertos de la red eléctrica venezolana sin embargo, lo atribuyen principalmente a la falta de mantenimiento, de combustible, de recursos humanos y a los errores de inversión.
El tiempo parece haber dado la razón a estos últimos. Los expertos consultados constatan que la prolongada falta del mantenimiento necesario del sistema eléctrico es la principal causa de las fallas. Si no se revierte la situación el sistema eléctrico seguirá debilitándose y será cada vez más propenso a los cortes de luz que se han convertido en cotidianos. En los primeros seis meses de 2020 se han producido 45.187 fallas eléctricas en todo el país.

Emergencia Eléctrica
En los últimos diez años Venezuela ha gastado unos 33 mil millones de dólares en la ampliación y diversificación de su red eléctrica que debían haber evitado estos cortes. Una fuerte inversión que vino como consecuencia de la conocida como Emergencia Eléctrica ocurrida en 2009, cuando el país atravesó otra grave crisis energética como resultado de la excesiva dependencia de las centrales hidroeléctricas que, ante una dura sequía, fueron incapaces de hacer frente a toda la demanda de los venezolanos.
Tras aquello, el Gobierno de Hugo Chávez proclamó un decreto para agilizar la compra de nuevos equipos con los que construir nuevas centrales, con especial atención en las termoeléctricas.

Inversiones
Así, durante la Emergencia Eléctrica, que se prolongó hasta 2015, un total de 26 empresas, tanto nacionales como internacionales incluyendo las propias Corpoelec y PDVSA, fueron contratadas por el Estado venezolano y se aumentó en 16.000 megavatios la capacidad de generación energética de Venezuela mediante plantas térmicas, eólicas e hidráulicas. Según el estudio detallado Generación contratada durante la crisis eléctrica elaborado por la Universidad Simón Bolívar, la inversión fue cercana a los 33 mil millones de dólares. En la siguiente tabla con datos extraídos de dicho informe se puede ver el coste por megavatio de los diferentes contratistas, los MW instalados y el porcentaje de la inversión asignada a cada uno.
 
 
Contratista   Costo Unitario  MMUSD/MW    MW por contratista    % de inversión contratada

1
ODEBRECHT               4,05                          2160,00                          26,65%             
2
IMPSA                         2,65                            75,60                            0,61%
3
Duro Felguera               2,53                           1080,00                          8,31%
4
Inserven, C.A.               2,38                           450,00                            2,75%
5
China Machinery Engineering Corporation (CMEC)
                                   2,16                           1020,00                          6,70%
6
Elecnor                        2,16                           1136,00                          7,45%
7
China CAMC Engineering Co., Ltd. (CAMCE)
                                   2,09                            500,00                           3,18%
8
Sinohydro                    1,97                            1320,00                          7,91%
9
Ferrostaal AG              1,77                             470,00                           2,53%
10
Pacific RIM Energy       1,74                            1520,00                          8,07%
11
Jantesa, S.A. - Jantesa Corp.
                                   1,67                             490,00                           2,48%
12
Gamesa                       1,61                             100,00                           0,49%
13
Wellington Turbines LLC - Surandem
                                   1,59                             110,00                            0,53%
14
G.T.M.E DE VENEZUELA, S.A.
                                    1,51                             340,00                           1,56%
15
Energing (Colombia) TSK (España)
                                    1,47                            1000,00                           4,48%
16
Waller Marine                1,45                             340,00                            1,50%
17
Profit Corporation, C.A.  1,37                               25,00                            0,10%
18
CIELEMCA, C.A.           1,37                              303,50                           1,26%
19
Derwick Associates       1,27                             1199,00                           4,64%
20
CORPOELEC                1,24                              225,00                            0,85%
21
PDVSA                         1,09                              626,00                            2,08%
22
INSERVEN, C.A. - Energing (DISTASA, CEP)
                                    1,03                               90,00                             0,28%
23
Alstom Power                0,98                              514,00                             1,53%
24
Convenio Alba-Cuba       0,97                             1000,00                             2,95%
25
ProEnergy Services        0,82                              170,00                             0,43%
26
Alba Energia - Solar       0,67                                90,00                              0,18%
 
TOTALES                                                          16354,10                          100,00%
 
16354 MW con una inversión de 32868 MMUSD, aproximadamente

La mayor asignación con casi un 27% de la inversión fue para una central hidráulica (Central Manuel Piar – Tocoma). A parte de una muy pequeña inversión de poco más del 1% en energía eólica, el resto fueron centrales térmicas. Ese mismo estudio hace referencia a varias referencias internacionales que asignan los costos unitarios térmicos entre 0,8 y 1,8 millones de dólares por MW instalado, para centrales en Ciclo Abierto y Ciclo Combinado. Por su parte el estudio Capital Cost Estimates for Utility Scale Electricity Generating Plants del Departamento de Energía de Estados Unidos sitúa el desembolso por megavatio para centrales en Ciclo Abierto entre 1 y 1,58 millones de dólares.

Rendimiento
Independientemente de la amplia diferencia en los costes de ejecución de las obras por parte de las diferentes empresas, el sistema eléctrico venezolano incrementó su potencia en 16.000 megavatios aproximadamente tras la fuerte inversión, pero a día de hoy apenas 4.000 de esos megavatios continúan operativos, muy por debajo del aumento de la demanda energética de los ciudadanos en estos años. Esto ha llevado a que se sobreexploten las centrales existentes, como la de el Guri, que fue la que, al tener una avería, dejó a oscuras a casi toda Venezuela a principios de marzo del pasado año.
La causa de este bajo rendimiento en comparación con la fuerte inversión realizada se encuentra en que algunas obras no se planificaron correctamente, y en otras no se ha realizado un mantenimiento adecuado y no pueden operar.

Mantenimiento
Así, por ejemplo, el experto Miguel Lara Guarenas, ingeniero y exdirector de la Oficina de Operación del Sistema Interconectado, ente encargado de dirigir y coordinar la operación del Sistema Eléctrico Nacional de Venezuela, explica en El Estímulo que en Tocoma, cuyas obras están terminadas, “el 60% de la estructura está deteriorada”, por lo que, aunque se quisiese, no se podría poner en funcionamiento.
“Esto se debe a que no se hicieron las labores de mantenimiento a tiempo y ahora no hay vendedores nacionales que vendan estos repuestos y los internacionales han cancelado el servicio por las elevadas deudas que tiene con ellos el Estado”, continúa Lara Guarenas.
Y esto pese a que fueron varias las compañías privadas que ofrecieron al Estado venezolano servicios de mantenimiento y anticipaban que le asignasen el servicio de las plantas construidas,  pero sus propuestas fueron rechazadas. La red eléctrica de Venezuela se nacionalizó en 2007 y se dejó en manos de la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec), Según algunas fuentes, lo que no querían, era que el capital privado volviese al sector.
Algunas de estas empresas advirtieron que la falta de mantenimiento era uno de los principales problemas de la red nacional.

Inversiones erradas y falta de personal
Y es que a la falta de mantenimiento distintos expertos también suman la escasez de recursos humanos como una de las causas de los cortes de electricidad.  Según la BBC muchos profesionales cualificados de Venezuela, entre el 50 y el 60%, han optado por emigrar ante la mala situación que vive el país, por lo que no hay personal cualificado para arreglar y mantener el sistema eléctrico nacional.
En otros casos el problema ha venido dado por la construcción de plantas a las que ha sido imposible dotar de materia prima para generar energía. Así, la planta termoeléctrica de Margarita, en el estado de Nueva Esparta, fue diseñada para funcionar con gas, pero ante la imposibilidad de transportarlo hasta allí, una vez la obra estaba terminada, tuvo que ser reconvertida a diésel. Esto, además de provocar sobrecostes, hace que generar esta electricidad sea más caro, puesto que el diésel cuesta más.

Dependencia hidroeléctrica
La excesiva dependencia del sistema eléctrico venezolano de las fuentes de energía hidroeléctrica, que según distintas fuentes supone entre el 62 y el 85% de la electricidad que se consume en el país sudamericano, es también una importante desventaja.
Esa dependencia se trató de solventar mediante la inversión de 33 mil millones de dólares con la que se pretendía diversificar la naturaleza de las plantas eléctricas, ya que la Emergencia de 2009, en la que una sequía en la zona de el Guri provocó racionamientos energéticos, evidenció que el país dependía en exceso de las hidroeléctricas, y en especial de aquella, la más grande del país y también responsable de los apagones del 7 de marzo de 2019.
Pero, finalmente, los errores en la planificación de la inversión, y principalmente la falta de mantenimiento han hecho que, a día de hoy, Venezuela siga dependiendo en gran medida de las centrales hidroeléctricas y, en especial, de el Guri.