Home

Diario YA


 

Simetría Grupo con Indertec y Solatom, convergen en CSIN para crear la "caldera solar"

Simetría Grupo mantiene su inversión en proyectos de sostenibilidad, con los que conseguir el equilibrio perfecto de rentabilidad y protección del medioambiente.
A través de Indertec, especializada en energía fotovoltaica y energía termosolar, ha entrado a formar parte de un proyecto conjunto, con la startup Solatom. Juntas han convergido en una firma común de nombre CSIN, cuyo primer gran objetivo va a ser aprovechar módulos de concentración solar y crear así la "caldera solar".

De empresa emprendedora a proyecto industrial

El origen de este proyecto se enmarca en el año 2016, cuando Solatom fue fundada tras un impulso económico y tecnológico de la aceleradora Lanzadera.
Su planteamiento entonces fue la de encontrar una alternativa a las calderas convencionales de combustible fósil, de las industrias fabriles, aprovechando la tecnología solar.
En el año 2018, Indertec (Simetría Grupo), estaba invirtiendo al mismo tiempo en desarrollos de energía solar para procesos industriales. Al encontrar intereses mutuos, ambas compañías comenzaron a alinearse.
Indertec se encarga de aportar la capacidad de producción a nivel industrial. También se encarga del desarrollo de ingeniería de integración y de la operación y mantenimiento de la planta. Solatom mientras tanto, se responsabiliza del desarrollo tecnológico y de la cartera de clientes.
Así llegamos a 2020 cuando ambas empresas se han unido bajo la marca CSIN, con el trabajo muy avanzado. En la actualidad la compañía recién formada ya se encarga de fabricar y comercializar proyectos y en su experiencia profesional, suma hasta 9 referencias que utilizan vapor, agua presurizada, aceite térmico y aire caliente como fluido de trabajo.

El desarrollo de Indertec (Simetría Grupo) y Solatom
La caldera solar se basa en los módulos de concentración solar que desarrolló Solatom y que son capaces de generar energía térmica, sin necesidad de generar electricidad como la fotovoltaica.
El sistema desarrollado se basa en filas de espejos que reflejan la radiación solar para concentrarla en un tubo absorbedor. El agua pasa por este tubo, absorbe la radiación solar y crea el proceso de vaporización.
La energía térmica que ahora está en forma de vapor, no necesita quemarse, lo que implica un ahorro a nivel económico, energético, de consumo y medioambiental.

Ventajas competitivas y futuro del proyecto
En la actualidad, los módulos de estos sistemas se están fabricando en las instalaciones de Castellón, luego se trasladan preensamblados al cliente y finalmente solo hay que conectarlos a la red de distribución de cada fábrica.
El futuro de esta tecnología innovadora es prometedor. La mayoría de fábricas que se vuelcan en la sostenibilidad buscan generar electricidad con energía solar a partir de placas fotovoltaicas. Sin embargo, la caldera solar permite aprovechar la energía solar en diferentes formas, como vapor, agua o incluso aire caliente.
Sin embargo, el principal impulso pueden incentivarlo los compromisos medioambientales a los que España se ha querido sumar, planteados en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.
La caldera solar que Indertec (Simetría Grupo) y Solatom están desarrollando como CSIN, puede conseguir un ahorro de entre el 35% y el 63% del consumo energético. A ello hay que sumar como consecuencia, una reducción drástica de las emisiones contaminantes en todo el proceso.
Por otro lado, la caldera solar de CSIN tiene sus propias ventajas competitivas. El producto se ofrece preensamblado, es decir que se transporta ya listo para poder ser utilizado para la fábrica.
Esto es importantísimo en el caso de algunas pymes, que no quieren ni deben dedicar demasiado tiempo a una instalación en sus plantas. Los sectores donde más clientes pueden interesarse por ello son los relativos a industria química, alimentación, bebidas o textil, entre otros.
De momento, la comercialización de estos sistemas se está enfocando en la mitad sur de la Península, desde Andalucía hasta Murcia y en Extremadura, así como también en Madrid, Castellón, Salamanca y las Islas Canarias y Baleares.