Home

Diario YA


 

Crear la funcionalidad en cocina ¿Qué necesitas?

Al momento de diseñar y pensar la casa de nuestros sueños, hay un ambiente que no debe quedar fuera, y es quizá en el lugar convergen los habitantes de la casa: la cocina.

Este sector es, sin duda, uno de los espacios que más planificación necesita, ya que para que sea funcional a las necesidades del hogar, cada rincón deberá estar pensado para su función específica.

Dentro de la proyección, se encuentran en primera instancia, la toma de medidas de las aberturas existentes, la ventilación, la apertura de puertas, enchufes, desagües, tuberías, entre otros.

Con esta información ya se puede comenzar a diseñar y visualizar la futura distribución de los muebles y electrodomésticos, para trabajar y cocinar cómodo y optimizar los espacios.

La cocina como ambiente integrado, se puede dividir en 3 zonas: la primera es en la cual se cocina, se deberá tener en cuenta la alimentación de gas y/o electricidad, el horno, el anafe, el microondas y tomas de electricidad para los electrodomésticos que quedan sobre la mesada. A este espacio se suma el frigorífico, quien deberá tener un lugar primordial, lejos de los artefactos que generen calor, ya que puede alterar su funcionamiento. Este no es un dato menor, ya que es muy común que en cocinas pequeñas, los frigoríficos queden muy cerca de los hornos y suelen ser moneda corriente en reparación frigoríficos.

El segundo espacio está dado por el fregadero y el lavavajillas, para lo cual se necesitara su toma de agua y desagües correspondientes. Muchas veces se incluyen los trituradores de alimentos, que se instalan junto con el fregadero. Este, también se puede ajustar a las necesidades de la familia: existen de diferentes tamaños, materiales y estética.

Y el tercer espacio es el que incluye el almacenamiento. Esta zona dependerá de la forma de vida de sus habitantes, de la cantidad de personas que vivan en el hogar y su forma de manejarse. Existen distintos materiales de muebles que pueden vestir nuestra cocina, dependiendo el estilo que se elija: madera, hierro con madera, estanterías, muebles esquineros, con todo a la vista u oculto con puertas corredizas, estándares o con apertura con pistones o amortiguadores que hacen que no se golpeen y tengan una apertura progresiva.

Estas tres zonas hacen a la distribución de la cocina. Que sea práctica, que nos permita movernos cómodamente al momento de manipular los alimentos y que la luz y la ventilación acompañen, son las características básicas de una cocina funcional.

En cuanto al diseño de la cocina en sí, si se distribuye en forma de L, es el más tradicional y el más utilizado, sobre todo en ambientes pequeños. Otro posible diseño es en forma de U, resulta muy funcional y sirve para aprovechar al máximo los lugares más cuadrados.

Este diseño permite que se cumpla lo que se llama el “triángulo eficiente”, que consiste conseguir la distancia necesaria entre los 3 puntos más importantes de la cocina.

En estos casos se les puede adicionar la construcción o colocación de un mueble a modo de isla. Este islote permitirá un nuevo punto de apoyo al momento de cocinar, incluso hasta se puede colocar el fregadero allí, y liberar el espacio del resto de la cocina. Además, puede ser una opción para la barra del desayunador o un espacio de guardado.