Home

Diario YA


 

La primera barrera de protección global anti COVID-19 y frente a otras infeccione

Los expertos advierten que la demanda de los medios de protección frente al coronavirus aumentará significativamente tras el verano. El final de las vacaciones estivales y la vuelta al trabajo dispararán los pedidos. Tanto el sector público como el privado tendrán que estar muy bien equipados, y no sólo en el ámbito sanitario, sino también en el veterinario, el comercial, el de la distribución, el de la alimentación y un largo etcétera. Todos los profesionales y estamentos sociales y laborales deberán estar preparados.
La primera barrera de protección global anti COVID-19 y frente a otras infecciones, así como frente a numerosas situaciones de riesgo (como por ejemplo, ante los agentes contaminantes) la representan las batas desechables. Estos artículos componen un equipamiento altamente eficaz, porque protegen casi la totalidad del cuerpo humano. Concretamente, son un escudo antivírico, antiinfeccioso y anticontaminante global, porque cubren todas las zonas que no quedan protegidas, a su vez, por otros elementos esenciales, como son las mascarillas para la boca y la nariz o los guantes para las manos.
Estos medios de protección y desinfección son producidos por empresas muy cualificadas y los comercializan establecimientos igualmente especializados. Establecimientos como Productos de Higiene, que es una tienda online dedicada a la venta de mascarillas; geles hidroalcohólicos; batas desechables; batas sanitarias; productos desinfectantes; guantes; elementos de prevención, higiene y protección personal; mamparas; purificadores de aire... En suma; una tienda online especialista en todo tipo de materiales de prevención y seguridad, cuyo equipo humano está avalado por su grado de preparación y su gran experiencia, y que hace posible que esta tienda online se haya convertido en una firma referente en el sector.

Situaciones de carencia
La importancia de usar estas batas desechables y demás elementos de protección en el día a día, sobre todo en las profesiones relacionadas con el sector de la salud (medicina, enfermería, farmacia…) y en el ámbito veterinario (pero no sólo en estos) queda fuera de cualquier duda. Sus ventajas para la prevención contra el Covid-19, o la Covid-19 (ambas expresiones son correctas) están ampliamente demostradas.
Sin embargo, desde el comienzo de la pandemia se ha hablado en la prensa de la falta de medios de protección, tanto en España como en el resto del mundo. En nuestro país, tal carencia llegó a ser preocupante entre los meses de marzo y abril, de la misma manera que hoy preocupa en Puerto Rico y otros estados de EE. UU., Europa, América Latina, Asia y África. No hay rincón del planeta que no haya vivido una coyuntura de demanda mayor que la capacidad de oferta.

Prevenir las necesidades                                                                                                                  La situación se repitió al inicio de la “desescalada”, cuando la “nueva normalidad” implicaba la vuelta a la actividad laboral y profesional. Al “reactivarse” la sociedad, se “reactivó” la demanda de medios de protección, y fue nuevamente mayor que la capacidad para producirlos. En consecuencia, hubo mayor demanda que oferta en el mercado.
Pues bien; los expertos avisan: tras el paréntesis veraniego (un paréntesis anómalo, pero paréntesis, al fin y al cabo), la demanda de medios de protección volverá a aumentar. Y esta vez hay que estar preparados; prevenir todas las necesidades que se puedan presentar.

Características de las batas desechables
Las batas desechables son imprescindibles para la protección de todos los profesionales sanitarios, para quienes trabajen en contacto con sus clientes y para tofos aquellos que necesiten tener la tranquilidad de estar equipados con una protección extra para evitar contagios. Son muy importantes, igualmente, para los profesionales que trabajan expuestos a productos o a agentes contaminantes.
Las batas desechables representan la primera barrera de protección de la mayor parte del cuerpo frente a todas estas amenazas, ya sean virus, bacterias, productos químicos peligrosos o contaminantes.
A pesar de su resistencia frente a todos estos riesgos, son prendas muy ligeras, lo que permite que las personas puedan llevarlas puestas durante muchas horas con plena comodidad, sin que lleguen a molestar.
Son, además, muy resistentes a la humedad y a las altas temperaturas.
Una vez que han sido utilizadas, en una única ocasión, las batas desechables deben de ser depositadas en un contenedor especial de residuos, lo que elimina cualquier riesgo de contagio y es su gran ventaja sobre cualquier otro elemento de protección que sea reutilizable.

Hospitales, quirófanos, clínicas…
Las batas desechables pueden ser de diferentes materiales y grosores. De esto último (el grosor) dependerá que dichas prendas de protección puedan ser más o menos ligeras.
Las de un peso algo superior son, por lo general, más resistentes a eventuales riesgos. Pero las más ligeras y menor grosor suelen ser también las más económicas.
En todo caso, estamos hablando de unas diferencias de peso de unos pocos gramos, lo que garantiza su comodidad y que los usuarios prácticamente no lleguen ni a notarlas cuando las llevan puestas.
Las batas desechables son imprescindibles para los profesionales del área de la salud, que trabajen en hospitales, quirófanos, clínicas dentales, laboratorios… y en otros muchos sectores donde exista el riesgo de contaminar la ropa con productos químicos, como el de la limpieza, la industria alimentaria, la industria química y farmacéutica, etc…